Trámites para casarse
por lo civil

Para casarse en España de forma civil deberemos llevar a cabo una serie de trámites que vamos a detallar a continuación.

A. Documentación

En primer lugar, deberán reunirse unos documentos que deberán presentarse en el Registro Civil:

  1. Certificado literal de nacimiento actualizado, tanto el nuestro como el de la persona con la que vayamos a casarnos. Para obtener este documento deberemos pedir el certificado de nacimiento en el Registro Civil del lugar donde se inscribió el acto.
  2. Certificado de soltería de ambos. En este documento declaramos bajo juramento cuál es nuestro estado civil en ese momento. También podremos obtenerlo en el propio Registro Civil.
  3. Certificado de empadronamiento de ambos. Para ello deberemos acudir al Ayuntamiento de la localidad donde residamos.
  4. Original y fotocopias del DNI, pasaporte o tarjeta de identidad de ambos.
  5. DNI o pasaporte de los testigos.

En el caso de que alguno de los dos esté divorciado, sea viudo o extranjero, deberán presentarse además los siguientes documentos:

  1. En el caso de que alguno sea divorciado, deberá aportar el certificado literal del matrimonio anterior, en el que conste el divorcio.
  2. En el caso de que alguno sea viudo, la certificación literal del matrimonio anterior, acompañado del certificado de defunción de su anterior cónyuge.
  3. En el caso de que alguno viva en el extranjero, deberá solicitar la declaración de soltería y de nacionalidad española, en el consulado del país en que esté viviendo.

B. El expediente matrimonial

Una vez entregada toda la documentación, también se recoge en el Registro Civil el expediente matrimonial. Este expediente se presenta en la junta municipal del ayuntamiento, para decidir fecha y hora para la celebración del acto. También se establecerá día y hora para presentarnos con dos testigos en el Registro Civil, que no tienen que ser los de la boda. La finalidad de este útlimo trámite es para que el juez y el fiscal comprueben y verifiquen ciertos datos.

Una vez que el juez autoriza el matrimonio que suele demorarse como mínimo un mes y medio, disponemos del plazo de un año para casaros.